0

La Prensa (XXVIII)

Hagan algo por “Paca” y “Tola”

 

PACA Y TOLA

 

Reproduzco fielmente la carta publicada este mes de mayo en el diario La Nueva España de Gijón, agradeciendo a esta persona que, desde Andorra, se conmueve defendiendo (más que muchos asturianos) nuestra fauna en  este mal llamado  Paraíso Natural.

 

Hagan algo por “Paca” y “Tola”

 Desde el Principado de Andorra quiero expresar mi indignación por la situación de “Paca” y “Tola”. No puedo entender cómo se sigue teniendo a “Paca” loca de un lado para otro y a “Tola” arrastrando la pata; ellos dicen que están geriátricas, pero lo único que les interesa es llenar los bolsillos y pasan de ellas. Qué les costaría arreglar su cercado de 5.000 metros cuadrados y dejarlas que pasaran allí su  vejez y que fueran felices hasta sus últimos días.

 Los que amamos a los osos podríamos continuar visitándolas y visitar Asturias, ahora que repugna venir aquí y ver las caras de los ineptos que las cuidan y sobre todo no querer ver cómo sufren.

 Pueblo de Asturias, yo confío en que este maravilloso país haga algo por estas osas, en caso contrario me sentiré defraudada.

 Lo espero por ellas.

               Montse Mas

                Andorra

 

0

Adiós a RAY BRADBURY

Fallece Ray Bradbury

el autor de

“Fahrenheit 451”


El rey de la ciencia ficción contemporánea Ray Bradbury, falleció ayer en su casa de Los Ángeles, a los 91 años víctima de una larga enfermedad.

Lectores de todos los continentes pierden con Bradbury (Waukegan, Illinois, 1920) a uno de los más grandes y famosos escritores: fantasía, ciencia ficción, horror y misterio con aliento de poético humanismo, eran algunas de sus huellas literarias.

Visionario autor de casi una treintena de novelas, colecciones de cuentos y más de seiscientos relatos, su obra capital “Fahrenheit 451” fue adaptada al cine en 1966 por Truffaut.

Su legado sigue vivo en las mentes y los corazones de cualquiera que lo haya leído” declaraba su nieto Danny Karpetian para quien es posible que la vida le resulte ahora, en pleno siglo XXI, más cerca que nunca al imaginario creado por su abuelo “Crónicas marcianas” en la pasada centuria.